Aux armes, musiciens!

Aux armes, musiciens!

Aux armes, musiciens!

Picture brought from the friend blog Abre y mira, Orchestras defend themselves against the worst enemy, which is bad taste, even worse than new cultural taxes. This enemy atracts crowds, fills up stadiums and theatres, makes acolytes go insane with decibels, dead easy rythms and trashy melodies. Sometimes it is rude and pleases with its worshippers barbarism. Others it is cunning and pretends to be culture. A high percentage of public funds goes to this anticulture. Thus dictates the enemy, bad taste, brother of ignorance and insensitivity. Orchestras are not essential: let’s blow them down.

 Imagen tomada del blog amigo Abre y mira , en las orquestas se defienden contra el peor enemigo, que es el mal gusto, peor incluso que el IVA. Este enemigo atrae a las multitudes, llena estadios y teatros, enajena a sus acólitos con decibelios, ritmos facilones, melodías pegadizas. En ocasiones es bruto y se complace en la barbarie de sus adoradores. Otras veces es taimado y se quiere hacer pasar por cultura. Un gran porcentaje del presupuesto de cultura se va a lo cultureta porque así lo dicta el enemigo, el mal gusto, primo hermano de la ignorancia y la insensibilidad. Las orquestas no son esenciales: hagamos que desaparezcan.

Advertisements

About enriquedeburgos

Enrique García Revilla. PhD.
Gallery | This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

7 Responses to Aux armes, musiciens!

  1. José Luis says:

    No son esenciales porque hacen sentir y pensar, cosas ambas muy poco convenientes. Genial portada y triste realidad. Pero, para animarme, pienso, seguramente con ingenuidad, en orquestas como la del Kirov, que han llegado a la excelencia pasando muchas penurias.

  2. Joaquim says:

    Enrique, no tenemos la cultura asimilada a nuestro ADN, quienes gozamos de ella más bien ha sido por cuestiones de selección genética, nunca porqué haya sido una convicción nacional en la educación recibida. Jamás nadie durante mis años escolares me motivó para que dirigiera mi futuro profesional a lo que era evidente incluso para el más zoquete de los pedagogos que me tocaron en suerte. Uno y sólo uno, nos “martirizaba” con la literatura, pero era incluso la burla de sus colegas. Hablar de música por aquel entonces, estaba por debajo de la gimnasia o las actividades deportivas fuera del horario escolar. Las cosas habrán cambiado un poco, lo reconozco, pero aún hay demasiados ciudadanos que creen que todo esto son distracciones para cuando estamos ociosos, por lo tanto, ahora las prioridades son otras y si conviene cargase las orquestas, no pasa nada, al fin y al cabo, son artistas.
    José Luis habla de la orquesta del Kirov y las penalidades que han pasado a lo largo de una historia convulsa, pero en Rusia, como en Francia y no hace falta decir Alemania o Inglaterra, la cultura y la música por lógica aristotélica, es primordial para forjar la educación de sus ciudadanos, para nosotros no, ¡a tí te lo voy a contar!

  3. Josep Olivé says:

    No salgamos de Europa. No es necesario para lo que voy a decir. Pensemos en los paises de mayor tradición democrática y de mayor tradición en el respeto por las libertades. Qué coincidencia. Son aquellos que disponen de mayor oferta cultural. Son aquellos que disponen de no una sino varias orquestas de renombre internacional. Pero no quiero hablar de ellas, que ya tienen fama y gloria. Me refiero a la cultura musical que se respira en cada ciudad, por modesta que sea, con su temporada musical, con su orquesta, sus compañias estables de cantantes para adecentar una digna temporada de ópera. Nada es fruto de la casualidad. Todo tiene su explicación. Ciudades tan próximas entre si, formando casi un triángulo perfecto y tan castigadas como Leipzig, Dresde y Berlin disponen de una cultura musical maravillosa. Fueron arrasadas hace algo más de medio siglo. Y ahí estan. Supongo que cuando pensaron en su reconstrucción alguien decidió que también la música que en ellas se creó merecía ser reconstruida.

    Y seamos positivos. En España ha habido un verdadero florecimiento de orquestas en muchas ciudades, con calidad más que digna. Pero es pais éste que destruye rápidamente lo que le ha costado mucho construir. Me uno a la infanteria, con armas y bagajes, que quiere defender al menos lo logrado hasta ahora, para que se respete el buen hacer de los músicos de nuestras ciudades y se desenmacare a los que se hacen llamar músicos por el solo hecho de repetir hasta la saciedad burdos “ostinatos”.

    • Sí, señor: Desenmascarar! Ostinatos y decibelios. A la gente le encantan. Y no sólo a la masa, sino a los intelectuales, lectores… Hace poco me tuve que salir de una librería en la que los ostinatos y un nivel poco aceptable de decibelios me nublaron el cerebro. Los lectores-compradores de la tienda parecían encantados.

      • Josep Olivé says:

        Pais de contaminación acústica el nuestro. Ahora también en librerías. 😦

        El fin de semana me leeré tus últimos post. Cierta sobrecarga laboral-viajera me impiden estar al día de lo que se cuece en “mis” blocs, y perdona la licencia. 🙂 El del concierto homenaje a Rafael Frühbeck Frühbeck es muy interesante. 🙂

      • Hola Josep,
        Lo dices como si estuvieras obligado. Esto de leer, como lo de ir a trabajar, quita mucho tiempo. 😉 No te preocupes. Un saludo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s