La segunda sinfonía de Beethoven según Berlioz

L. v. BEETHOVEN (Bonn, 1770- Viena, 1827).

Sinfonía nº 2 en re mayor, op. 36.

Composición: 1802. Estreno: Viena, 5 de abril de 1803
(Extracto de las notas al programa de la Orquesta Sinfónica de Burgos. 2 de abril de 2017. Director invitado: Miguel Guerra)

42667919-f102-3c2c-2536-d1c23798ad05

Goya: La era o El verano. Museo del Prado

El caso de las sinfonías segunda y cuarta de Beethoven podría compararse al de dos exquisitos trabajos de Goya que tuvieran que compartir exposición con El quitasol, El coloso, Las dos majas, La familia de Carlos IV, El dos de mayo y Saturno devorando a un hijo. Es muy posible, y perfectamente lógico, que la grandeza, el poder y la personalidad de cualquiera de estas atrajese la atención del público hasta el punto de anular su interés por las obras que, a primera vista, pudieran parecer “menores”. Sobre la belleza y el interés de esta Segunda, nadie ha escrito con mayor certeza y conocimiento que uno de los primeros paladines beethovenianos de la historia, Hector Berlioz:

            «Todo en ella es nobleza, energía y orgullo. La introducción (largo) es una obra maestra. Los efectos más hermosos se suceden sin confusión y siempre de manera inesperada. La melodía, de conmovedora solemnidad, impone respeto desde los primeros compases y predispone al oyente para la emoción. También el ritmo se muestra más intrépido, y la orquestación más rica, más sonora y más variada. A este adagio admirable viene unido un allegro con brio de inspiración apasionante. El grupetto que se halla en el primer compás del tema propuesto al unísono por violas y violonchelos será empleado después de forma aislada para establecer tanto progresiones en crescendo como imitaciones totalmente originales y animadas entre los instrumentos de viento y los de cuerda. Entre medias se encuentra una melodía interpretada, en su primera mitad, por los clarinetes, las trompas y los fagotes, y finalizada en tutti por el resto de la orquesta, cuya energía viril se ve destacada por la afortunada elección de los acordes que la acompañan. El andante no está tratado de la misma manera que el de la primera sinfonía. No se trata de un tema desarrollado en imitaciones canónicas, sino más bien de un canto puro y cándido, expuesto en principio con la sencillez del cuarteto de cuerdas. Después será adornado con elegancia poco común, entre giros ligeros cuyo carácter no se aleja jamás del sentimiento de ternura que constituye el espíritu distintivo de la idea principal. Es un cuadro encantador de inocente felicidad apenas ensombrecida por algunos tintes de melancolía. El scherzo, en su caprichosa fantasía, resulta tan francamente alegre como feliz y calmado fue el andante. Y es que todo sonríe en esta sinfonía. Incluso los impulsos guerreros del primer allegro se encuentran exentos de violencia. En ellos no sabría reconocer otra cosa que el ardor juvenil de un noble corazón que aún conserva intactas las más bellas ilusiones de la vida. El autor cree todavía en la gloria inmortal, en el amor, en la abnegación…  ¡Qué entrega sin reservas a su alegría! ¡Qué derroche de ingenio! ¡Qué muestras de agudeza! Al escuchar los diferentes instrumentos que se disputan fragmentos de un motivo que ninguno de ellos interpreta al completo, sino que se lo pasan de unos a otros provocando que cada retazo se vea coloreado por mil matices diversos, a uno le parece asistir a los juegos fantásticos de los graciosos duendecillos de Oberón. El final es similar. Se trata de un segundo scherzo a dos tiempos, en el cual la chanza cobra, si cabe, mayor chispa y originalidad».

Advertisements

About enriquedeburgos

Enrique García Revilla. PhD.
Gallery | This entry was posted in Orquesta Sinfónica de Burgos, Uncategorized and tagged . Bookmark the permalink.

One Response to La segunda sinfonía de Beethoven según Berlioz

  1. José Luis says:

    Je je, tu amigo te ha dado el trabajo hecho, aunque el paralelismo con los cuadros de Goya es muy brillante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s